11 de marzo de 2010

Confundir al soberano


En oficinas a las que uno va a hacer trámites o consultas, si la señalética tiene una función primera es la de aliviarle las dudas a quien necesita encontrar un sitio, a quien está perdido o no conoce el lugar señalizado. Si bien a priori pareciera que faltara, en los edificios públicos hay, en general, una absoluta sobreabundancia de señales. Sobre todo, abundan distintos criterios a la hora de señalizar. Y, además, criterios provenientes de proyectos profesionales a medio terminar con el voluntarismo genuino de empleados que imprimen y pegan hojas A4 o carta a diestra y siniestra para evitarse el tener que responder una y otra vez las mismas preguntas del desorientado público.

La imagen que ilustra este post fue tomada en las oficinas de la Dirección General de Faltas del GCBA. Los controladores (jueces de faltas) se encuentran en boxes, los cuales tienen un estrado coronado por el escudo de la ciudad (el nuevo, no el concursado ni el original, que es el único que debería existir, pero eso es harina de otro costal...) y dos escritorios para sus asistentes. Estos boxes están en un pasillo muy largo, uno al lado del otro y enfrentados entre sí, separados por unos tres metros. Este pasillo es, los días de semana, una romería de gente que intenta (no) pagar sus infracciones de tránsito.

Sumándose a un sistema de señalización que hace lo que puede, convive una cantidad de carteles -viejos y nuevos-, calcomanías, afiches gremiales y cuanta pieza informativa se les ocurra que es abrumadora. En el medio, estamos los ciudadanos/usuarios, intentando descular señales como la de la foto: Box 21 (en realidad, lo único que necesito saber), Controlador 20 27 (Ah, ¿del 20 al 27 atienden acá?) más un 68 paracaidista agregado a un costado, okupa gráfico.

Esta señal, que más que señal parece una ecuación, termina obligando al usuario a lo que una buena señal le evitaría: preguntar. Lo que en una oficina pública, según el humor que nos haya tocado en suerte o cuánto vuelen los patos ese día, puede no ser recomendable.