7 de julio de 2010

Brocha gorda

Esta imagen, borrosa, casi clandestina, dice poco.

Entonces, cuento: es una foto tomada desde la avenida Lugones, con un celular, de noche, con poca luz y en movimiento. En resumen: un desastre.

Lo que quise retratar es la maestría absoluta de un anónimo señor que, brocha gorda en mano, trazaba el outline de gigantescas letras para que luego otro señor, rodillo en mano, las rellene.

La velocidad, el profundo sentido de la proporción y la sólida armonía del sistema de signos que esa persona materializaba con los ágiles movimientos de su brazo, me hablaron, durante los pocos segundos que pude admirar su trabajo, de un oficio y de una mano envidiablemente entrenada.

El texto era "KIRCHNER CONDUCCIÓN" o algo por el estilo.

No hay comentarios.: