17 de marzo de 2008

Durísimo


Es tentador ser crítico de televisión. A veces pareciera que no hace falta mucha preparación para serlo... con sólo ver televisión basta, no más. Pero vamos a resistirnos y a hablar de diseño; lo que nos hemos propuesto desde este modesto blog.

En la televisión hay diseño gráfico; la pantalla está repleta de diseño gráfico. Y cuanto más cuidada es "la gráfica" de un canal o de un programa, mejores parecen sus contenidos (ecuación dudosa y no siempre cierta).

Un canal de televisión es un sistema gráfico. Cada uno de los programas emitidos por él, es parte integrante de ese complejo. Algunos son gráficamente más díscolos, otros menos.

'Duro de domar' (antes, 'Indomables') casi desde sus inicios fue un programa con una fuerte apoyatura gráfica (y auditiva) de los distintos "gags" que forman parte del programa. Así, fueron naciendo lentamente algunas muletillas que se hicieron populares rápidamente: desde el ¡Chan! a secas hasta el tsunami; el Lanzani; la lluvia de chanes, etc, etc, etc.

Todo el humor del programa se apoyaba en una mezcla sutil entre el absurdo de secciones como "Me colgué del Cable" hasta lo netamente bizarro de "Kitsch". Y la gráfica sustentaba eso con habilidad, con guiños groseros y hasta berretas, pero siempre bien resueltos (es difícil diseñar de esa manera sin caricaturizar burdamente la caricatura). Las animaciones e ilustraciones eran de una "mala factura" intencional y, a la vez, graciosa.

'Duro de domar' era un producto gráfico coherente. A la vez parte del cuidado sistema gráfico de Canal 13 pero apelando a una pantalla estéticamente cercana al peor programa de K24 (desprolijísimo canal de cable bonaerense).

Se sabe que "lo bueno no dura" así que, a caballo de una nueva temporada regida por el imperativo de "cambiemos todo porque la gente se aburre", DDD cambió en 2008 su gráfica de una manera radical, apostando a una verborragia visual poco saludable (como antes, cada comentario destacable de un panelista se subraya auditivamente; mas ahora también gráficamente, con un CHAN 3D...) y a una especie de re-styling de cada uno de los otrora truchos y berretas separadores (por ejemplo, con la llegada de innecesarias olas 'realistas' en el tsunami de chanes).

Tampoco podemos ser ingenuos: se entiende que año tras año los programas se renueven al menos en lo visual ('Duro de Domar', en sí, es idéntico casi desde que comenzó). Por esto la intro del programa y su escenografía está ahora basada en una suerte de Tarot. En 2007 fue un circo de freaks del cual Pettinato era el domador. En el '06 se apeló a plastilina animada cuadro a cuadro. Todo, las tres veces, muy bien resuelto.

Pero, si no cambió el humor ni los libretos... ¡ni los simples efectos de sonido! ¿porqué cambiar el sustento gráfico de aquellos?

Es cierto que en los años anteriores hubo ciertas "lavadas de cara" a los separadores, pero se mantuvo su espíritu burdo y tosco (repito: tan intencional como gracioso).

En 2008, subidos a vaya a saber qué moderno soft con efectos 3D, todo se "artificializó"; todo se perfeccionó, brillando de un modo realista pero perdiendo la frescura que, muchas veces, es la que arranca sonrisas.

No hay comentarios.: