3 de septiembre de 2012

Lalala Nación


Fuente: www.lanacion.com

Entre ácido y banalmente crítico, lo primero que pienso cuando leo la nutrida y elegante batería de justificativos, razones y explicaciones de los cambios en el diseño de un diario de la magnitud de La Nación es "si tan mejorables eran todas esas cosas, ¿porqué no las cambiaron antes?".

Luego, más serio, rastreo con avidez la cuestión tipográfica, crucial en un periódico. Y en este caso encuentro, con cierta decepción, que, una vez más, un diario argentino no eligió tipografía argentina (o hecha por argentinos en el exterior) para componerse. Esto, lejos del chauvinismo barato, es signo de que la vasta e innegable producción de tipografía de calidad que se da en estos lares aún no ha logrado la suficiente versatilidad o visibilidad como para competir con Europa o EEUU, centros mundiales del diseño tipográfico occidental y de excelencia. Es más, pienso, ante la eventual e improbable ausencia en el mercado de fuentes argentino de un sistema tipográfico de las características buscadas por el diario no es loco pensar que podría haberse encargado su diseño a pedido y a medida a una fundidora local. Pero no, mejor vamos con dos familias portuguesas (Prumo y Sueca; bellas, elásticas y funcionales, cómo negarlo) que le hacen honor al papel que la inmigración tiene en nuestra historia...

Por otra parte, ¿por qué cambia de diseño un diario? Creo que LN no cambió radicalmente, eso hubiera sido una locura: entre otras muchas cosas, se modificaron tipográfica y espacialmente algunas de sus cabeceras y balcones; se trabajó en el lenguaje visual de infografías y gráficos; se agregaron algunas cosas novedosas —como el ristretto, en el que el editor explica porqué es importante la noticia que se leyó o se está por leer o la interesante y renovada parte de entretenimientos de la reiteración* de la contratapa (sic)—; un suplemento más, el sábado (imperdible y simpática gaffe ver copetes y textos de sus miniaturas compuestos en algo similar al famoso "Lorem ipsum") y un tanto anémico rediseño, desde el nombre hasta el interior, de la revista dominical, que deja de llamarse LNR y pasa a llamarse R

En resumen, se dosificaron hábilmente pulcros cambios estéticos a la medida del lector del diario que, ya se sabe, es es su mayoría conservador (no digamos de derecha que suena duro), de clase media, media-alta o más bien alta... y con espacio: el diario sigue siendo, y seguirá mientras haya bosques para talar, sábana lo cual excluye su lectura en espacios reducidos o parado mientras se viaja en subte. Se mantuvo la elegancia, con guiños y aggiornamientos que siguen por el mismo camino que el diseño anterior, sin revolver demasiado el estofado, como debe ser. Creo, dicho esto, que el diario sigue siendo lo que era, pero con una lavada de cara que en algunos casos es atractivo maquillaje —lo renovado siempre atrae— y en otros propuesta y clara mejoría en la experiencia de lectura.

Una cosa loable del rediseño es la prolijidad de entregarlo todo junto, de golpe, sin baches. Un trabajo titánico del equipo encargado de hacerlo que realmente no parece, a simple vista, tener desajustes.

Fuera de este post quedará quizá lo más sustancioso y debatible que es, como siempre que se habla de diseño gráfico, la relación inextricable que hay entre forma y contenido; y si de contenidos hablamos, La Nación seguramente seguirá otros 142 años igual, sin rediseño que valga.


* Errata observada en el diario; debió decir retiración.

No hay comentarios.: