1 de abril de 2011

Sr. empresario, ¡no deje que lo engañen!


Si le han dicho que debe cambiar su marca, no haga caso. Su marca está bien. Lo que tiene es algunas clavijas desajustadas. Está desafinada. ¿Le explico? Bien, se trata de lograr una misma modulación en los trazos, ¿no me sigue? Digo, su marca parece hecha con una punta chata, una especie de pluma de esas que suelen usarse en caligrafía. Esas plumas, para lograr un efecto armónico y proporcionado, suelen usarse con un ángulo de inclinación que se mantiene a lo largo del trazado de todos los signos y eso le da unidad formal a las letras. Fíjese que eso en su marca no ocurre: el trazo medio de la F responde a otra inclinación y la pluma está rotada; la O está a 90° mientras que la S a 45°. La C, pobrecita, es una O mordida cuando en realidad habría que prestarle más atención. La H adelgaza trazos que deberían haber mantenido su peso y engorda el que debería haber adelgazado; la I sufre de enanismo y la A —quizá el signo más personal de su marca— tiene una pancita en donde no debiera, casi como pidiendo una lipo. Si usted lo desea le hago una propuesta, va a ver que va a quedar muy bien. Después hablamos de dinero, no se preocupe. Por favor, faltaba más. Gracias; no, no hay de qué. Buenos días.

No hay comentarios.: