23 de noviembre de 2012

QEPD


Y EKI Discount, segundos después de poner este cartel en la puerta, murió de tristeza. 

Por suerte apareció un señor, francés, que pagó los gastos del velorio y del entierro; al otro día pintó el boliche, acomodó las latas y se puso a vender de nuevo.

No hay comentarios.: