1 de diciembre de 2010

Letras muertas



Una oda al expresionismo alemán, al Dr. Caligari y a todo el imaginario del terror más oscuro y siniestro. La señalética de la Morgue judicial no puede ser mejor. No puede ser más fiel a los temores que infunde. No puede.

No hay comentarios.: