1 de diciembre de 2010

Memoria

El Parque de la Memoria es una visita obligada.

Todos: ancianos, adultos, jóvenes y niños —apenas puedan entender qué se conmemora allí— deberíamos ir alguna vez.

En él hay un monumento, un muro, en el cual hay inscriptos más de 6.000 nombres de desaparecidos. Y también hay obras de arte que abordan el tema de la lucha, de los crímenes, de la desaparición, de la violencia, del terrorismo de Estado.

Entre esa obras —para mi gusto algunas demasiado abstractas y crípticas, otras menos— hay una que se destaca especialmente por su imponente claridad conceptual y material. Se trata de una serie de carteles, recreaciones de señales viales, que ilustran sintéticamente, paso a paso, hitos de las dictaduras en América Latina y, con más detalle, la que tuvo lugar aquí, entre 1976 y 1983.

Lo obra lleva la firma del Grupo de arte callejero y se llama "Carteles de la memoria".

No hay comentarios.: